Tuesday, May 10, 2011

Un episodio más de Friends

Pareces perfecto. Te miro al otro lado de la mesa y trato de recordar el porqué me enamoré de ti...
Se puede creer que uno comienza amando incluso los defectos y después son los que mandan al traste todo...pero no es el caso. Tus defectos (lo que yo considero tus defectos), siempre me molestaron, nunca los disculpé, sólo aprendí a ignorarlos por conveniencia.
Pero en sí, haciendo la "Rachel list", sales ganando: Alto, guapo, inteligente, deportista, noble, te ganas a los desconocidos, haces voces chistosas, tu piel es perfecta, recuerdas los nombres de mis amigos, revisas mi coche, me acompañas a ver películas de caricaturas, sonries todo el tiempo, jamás te he escuchado decir una mala palabra, te pones a hablar con los niños en el parque, pides mi café tal como me gusta, sigues creyendo en los SMS, aceptas mi adicción al Blackberry, intentas arreglar lo que rompo, me llevas a la feria y no te da miedo hacer el ridículo en público con tal de hacerme reír. Y eres valiente, muy valiente...ya casi no hay hombres valientes (me gustan los hombres valientes).
Así, en este lugar lleno de gente, entrecierro los ojos para captar ese gesto que haces con las cejas que tanto me choca...
Todo sigue ahí, eres tú, completito...ni una célula más o menos.
Entonces, ¿por qué ahora que te me acercas con una cucharada de tu pastel favorito notas algo raro en mi reacción?
¿Recuerdas en qué acaba el episodio de "la lista de Rachel"?
Tu mayor defecto: tú no eres "el".

.

No comments: