Friday, September 10, 2010

Esto no es una cuchara

Yo siempre he dicho que la ignorancia es la felicidad. No siempre es justa pero feliz al cabo.

Por ejemplo el eterno mito de Santa Claus o los Santos Reyes (o amenaza facilona de los padres pa que te portes bien todo el año, especialmente en diciembre que acabas de salir de vacaciones y la tonelada de chococrispis no te tiene quieto 2 segundos).

Supongo que en estos días los papás se la ven más difícil para montar todo el teatrito, pues no dudo que cualquier niño de 4 años le ponga en Google: “Santos Reyes... LA VERDAD”.


Cuando yo era pequeña (y nada mensa, no señor!), le pregunté a mi papá….Oye, pero si los santos reyes no son los papás, ¿por qué estan vendiendo tantos juguetes en la calle?.

Oh sabio (y también, nada menso) padre respondió: Ah pues como hay papás que ya saben que sus hijos se portaron mal les compran ellos los juguetes para que no se pongan tristes. Aplausos.

Pero bueno, ninguno podemos negar que mantener la ilusioncita de cualquier cosa, nos tiene contentos todo el día. Y de repente llegamos a extremos grotescos de torcer la realidad un poquito y evitar ese match catastrófico. El clásico “noigo noigo soy de palo tengo orejas de pescado”.

A mi me pasa bastante seguido (en este punto les anticipo que estoy hablando de amor/relaciones/pareja/pioresnadas/pretens).

¿En serio no vemos esas señales? Sí las vemos, pero las ignoramos. Lo que sea por vivir con la mariposita en el estómago eh?. “Deja me espero a ver que aparezca el detallito y ahí está…mariposita vives aún!!!. For sure que es alguna sustancia adictiva de nuestro cuerpo.

Lo cierto que a veces se nos puede ir en tiempo ignorando las señales, y en general creo que es crucial tener a alguien al lado para que genere el bitchslap que nos haga reaccionar. A veces me ha tocado ser a mí. Aunque pocas veces me ha tocado recibirla (y vaya que me la he merecido bastante).

En fin, supongo que a lo que quiero llegar es que ‘la chaqueta mental’ es básica para subsistir en esto de las relaciones (porque aceptémoslo, se siente bonito), pero también creo que no podemos abusar de ella y es deber de un tercero hacernos reaccionar (despúes de todo, estamos nadando en endorfinas) .

Como cuando estamos gordos, sabemos que nuestras mamás nos lo van a decir así no estemos TAN gordos, pero si tu amiga te dice ‘ya deja de tragar’ creo que es momento de ver el plato y tomar la decisión correcta.

.

No comments: