Thursday, December 03, 2009

Fragmentos- Verónika decide morir

Tenía que volver a ser quien había sido, a reaccionar con ironía, a fingir que las ofensas no la tocaban, porque era superior a todos. ¿Quién, de aquel singular grupo, tenía el coraje de desear la muerte? ¿Cuáles de aquellas personas podían enseñarle de la vida, si estaban ocultas todas detrás de los muros de Villete? ¡Nunca dependería de su ayuda para nada, aunque tuviera que aguardar cinco o seis días para morir!

- ¿Qué es un loco?
- Exactamente. Esta vez le voy a responder sin fábulas: la locura es la capacidad de comunicar las propias ideas. Como si uno estuviera en un país extranjero, viéndolo todo, entendiendo lo que pasa en torno, pero fuese incapaz de explicarse y de ser ayudada porque no entiende la lengua que hablan allí.
- Todos nosotros hemos sentido eso alguna vez.
- Todos nosotros, de una forma u otra, somos locos.

Algunas personas, en el afán de construir un mundo donde no pueda penetrar ninguna amenaza externa, aumentan exageradamente sus defensas contra el exterior - gente extraña, nuevos lugares, experiencias diferentes - y dejan su interior desguarnecido. Es a partir de ahí que la Amargura comienza a causar daños irreversibles.

- Tengo deseos de volver a vivir, Eduard, y cometer los errores que siempre deseé cometer y nunca tuve el valor de hacerlo. Hacer frente al pánico que puede volver a surgir, pero cuya presencia apenas si me dará cansancio, porque sé que no voy a morir ni a desmayarme por eso. Puedo tener nuevos amigos y enseñarles a ser locos para que sean sabios. Les diré que no sigan el manual de la buena conducta; que descubran sus propias vidas, sus propios deseos, sus aventuras y ¡ VIVAN !.


Paulo Coelho

(me choca Paulo Coelho)
.
.

1 comment:

BIEYKA said...

Buenisisisimo me gustó mucho este libro!